¿Qué es la web 3.0 y cuáles son sus características?

La web, ese sitio virtual al que millones de personas acuden a diario en busca de todo tipo de información. ¿Qué sería de nosotros sin ella?...

A pesar de lo importante que es la web en nuestras vidas, es muy probable que no hayas notado un detalle… Está en un proceso de transformación; está evolucionando a algo mejor, una versión futurista conocida como web 3.0.

Muchas personas no saben de esta evolución de la web, pues es un cambio relativamente reciente y que aún no se ha concretado por completo, por lo que el impacto en los usuarios aún no se ha dado.

Así que no te sientas mal si no sabes qué es la web 3.0. Hoy te lo explicaremos con lujo de detalles para que entiendas cómo se espera que funcione a futuro la web, cómo será nuestra experiencia en internet de ahora en adelante y mucho más.

¿Cuáles fueron las web 1.0 y 2.0?

Si estamos adentrándonos en la web 3.0, esto quiere decir que ya hemos pasado por la web 1.0 y la 2.0.

Y no podemos hablar de futuro sin echar un vistazo al pasado, por lo que primero debemos repasar un poco estas dos versiones antiguas de la web.

Web 1.0

La web 1.0 fue la primera versión de la web. Si eres de la generación Z, es decir, naciste luego del año 2000, entonces no lograste conocer la web 1.0, pues dejó de existir alrededor del año 2005.

Pero tranquilo(a), no te pierdes de mucho, la verdad era poco interactiva, considerablemente menos atractiva y era mucho más complicado encontrar lo que realmente estabas buscando.

Te llevaba mucho más tiempo y esfuerzo hallar información realmente útil para tus intenciones de búsqueda.

Web 2.0

Por su parte, la web 2.0 es la que has conocido hasta ahora. Con la llegada de esta versión aparecieron oportunidades de interacción para los usuarios, plataformas más avanzadas, redes sociales, blogs, etc.

No hay mucho que podamos explicar sobre la web 2.0, pues básicamente es la que has usado todo este tiempo así que la conoces muy bien.

A medida que el tiempo fue avanzando, la web 2.0 se fue reinventando para tratar de ser más útil, brindarle mejor información a los usuarios, ser más interactiva, etc. Pero ya hemos llegado a un punto en el que el cambio será tal, que deberá dejar de llamarse web 2.0 y pasar a ser 3.0.

Características de la web 3.0

Y así es como, en este breve viaje en el tiempo, llegamos a la web 3.0 que es de la que realmente nos interesa hablar justo ahora.

La web 3.0 también es conocida como web semántica. Esta revolucionaria red lo que buscará es ser mucho más eficiente al momento de gestionar la información y ofrecer resultados a los usuarios.

Es decir, lo que se busca de ahora en adelante es que, cuando ingresemos a la web a buscar algo, nos aparezca lo que realmente necesitamos casi de inmediato.

Características de la web 3.0

La web 3.0 es más inteligente

Para lograr lo anteriormente descrito, se utilizarán diferentes mecanismos que ayudarán a la web a entender a los usuarios casi como lo haría otro humano. Algo así como si, al buscar información en internet, estuvieras cara a cara con alguien pidiéndole esa información.

Será capaz de entender tus intenciones de búsqueda, tus gustos, tus emociones, el tipo de información que prefieres, entre otras variantes, con el fin darte justo lo que necesitas.

La web 3.0 ofrece resultados personalizados

Tal es la intención de ofrecer al usuario información precisa, que se espera que los resultados de las búsquedas sean personalizadas. Es decir, que si realizas una búsqueda, probablemente los resultados que te aparezcan sean únicos y estén basados en lo que la inteligencia artificial considera útil para ti.

Los datos se interconectan de forma descentralizada

Aquí toma gran importancia lo que conocemos como “cadena de bloques” o “blockchain”, pues será gracias a esta tecnología que el intercambio de datos en la web 3.0 se hará de forma descentralizada.

Te permitirá tener más control sobre tus datos y tu privacidad

Se espera que en la web 3.0 los usuarios tengan mayor participación al momento de decidir quién o quiénes tienen acceso a su información.

En la web 2.0 se siguen observando muchos traspasos de información a terceros. Por ejemplo, cuando un sitio web toma tus datos de contacto, se los da a un tercero que los usará con fines comerciales y/o publicitarios, y se beneficia de alguna forma con esto.

De igual forma, empresas como Meta (anteriormente Facebook, Instagram y Whatsapp) recopilan información sobre tu actividad en sus plataformas y la utilizan para sus sistemas de publicidad, lucrándose de alguna forma con tus datos.

Por lo que se busca acabar con esto y que cada usuario decida qué tipo de información comparte y exactamente quiénes pueden hacer uso de la misma.

Un pionero en este ámbito es el navegador Brave, que te permite desactivar la publicidad y, si la activas, tiene un sistema de recompensas en el que básicamente te dan una pequeña parte del dinero que generan con esa publicidad.

La web 3.0 facilitará la monetización del contenido

En lo que respecta a la monetización de contenidos, conocemos diferentes plataformas como Youtube, Twitch, TikTok, Patreon, OnlyFans, entre otras, en donde los creadores pueden monetizar su contenido y recibir recompensas económicas.

Todas estas plataformas son “intermediarios” entre los consumidores del contenido y los creadores, y son ellas quienes deciden qué tipo de contenido es monetizable y cuál no.

Monetización de contenido con la web 3.0

En la web 3.0 se busca eliminar este tipo de intermediarios y que, si tú consumes el contenido de alguna persona en internet, puedas contribuir económicamente con esa persona si gustas, sin tantas restricciones al tipo de contenido que esa persona hace.

Así los creadores de contenido se preocuparán menos en hacer contenido que le agrade a estas plataformas, y más en hacer contenido que le agrade a los usuarios, pues serán ellos quienes decidirán si el contenido es o no monetizable.

Habrá más dispositivos conectados

Ya no solo estamos hablando de teléfonos y computadoras. Con el concepto conocido como “el internet de las cosas”, otros dispositivos inteligentes como relojes, electrodomésticos, automóviles y demás estarán conectados a la web 3.0.

Cada usuario tendrá una identidad en la web 3.0

La idea es que sea algo similar a un DNI, licencia de conducción o algo así. Esta identidad estará encriptada para garantizar su seguridad y se utilizará básicamente para hacer cualquier cosa en la web.

Es como en la vida real. Si vas a hacer algún trámite, necesitas mostrar tu identidad.

Aquí, si necesitas iniciar sesión en alguna red social, registrarte, suscribirte, etc., pues podrás hacerlo con tu identidad y esto facilitará muchas cosas, entre esas, que la web 3.0 te pueda reconocer y ofrecer el contenido que buscas.

La web 3.0 marca la diferencia

No es muy difícil notar las diferencias entre la web 1.0, 2.0 y 3.0.  Sin lugar a dudas, para los internautas, la aparición de esta web 3.0 será una experiencia a otro nivel de navegación y de obtención de información.

La Web 3.0 marca la diferencia con la 2.0

Esta evolución es básicamente una forma de empoderar al usuario, darle lo que necesita, lo que merece; los usuarios obtendremos poder de decisión sobre nuestros datos, mejor información, comodidad, privacidad, libertad y mucho más.

¿Cuánto tiempo crees que tarde en establecerse la web 3.0 y qué ventajas y/o desventajas podría tener? ¡Déjanos tus comentarios!

Autor:

Luis de Simpol

Publicado:

February 7, 2022

Contenido relacionado